La visita del Papa Benedicto XVI. Reacciones políticas (II)

Reunión Zapatero y Benedicto XVI

Ya tratamos en un artículo anterior las primeras reacciones políticas en todo lo que tiene que ver con la visita del Papa Benedicto XVI que ha realizado este fin de semana estando el sábado en Santiago y el domingo en Barcelona. Pues bien, debido a las nuevas cuestiones que han suscitado, nos es de obligación hacer otra recopilación de las reacciones políticas que ha tenido.

Esta vez, el que carga con las críticas del Partido Popular y CIU es el Presidente del Gobierno. Ya que únicamente se reunió con el Papa diez minutos antes de que partiera de nuevo al Vaticano tras la visita postoral a España. Concretamente Esteban González-Pons ha dicho que Zapatero no está «a la altura del sentimiento del pueblo español» por el hecho de haber esperado hasta el último momento para reunirse con él. Además Duran i Lleida, de CIU, ha criticado la ausencia de Zapatero en la Misa de la Sagrada Familia y ha recordado que si acudio en 2009 a la invitación de Barack Obama para ir a una oración protestante.

La visita del Papa Benedicto XVI. Reacciones políticas

El Papa es la máxima representación de la iglesia a nivel mundial. Una iglesia que precisamente en España tiene muchos detractores y otros tanto que la adoran. Como es obvio pensar, también ocurre esto dentro de los partidos políticos y por ello vamos  a hacer un Análisis de lo que ha supuesto la visita del Papa para los principales partidos políticos y para el Gobierno.

Diversas son las opiniones que se han vertido al saber que el presidente Zapatero no participa activamente en la recepción del Papa y que ha solicitado en el último momento una reunión con éste en el Aeropuerto de Barcelona. Tras el anuncio publicado hoy en el Boletín Oficial del Estado oficializa que se designa a Alfredo Pérez Rubalcaba comoel encargado de recibir a Benedicto XVI representando al Presidente del Gobierno. El anuncio dice así: